Perdedores de Tiempo, Ganadores de Alma

miércoles, 2 de diciembre de 2015

PARIS


Aún resuenan las balas
Ya se encienden las velas,
Que hombres enloquecidos,
Ciegos de bIlis negra
A otros hombres asesinan
Con saña de malnacidos,
Con frialdad de alba yerta.

Siguen  matando las balas,
Mas se apagan ya las velas
Que el dolor es tan intenso,
Tan se congela la sangre en las venas
Y los llantos  nos inundan de tanta tristeza y pena,
Que el mundo se queda frío
Como se quedan las velas.

Aún hay ecos de las balas,
Pero no queremos velas.
El corazón indignado mana sangre
El alma  suplica que un ojo otro ojo saque
Mas nuestro espiritu de biennacidos,
Que pongamos serena justicia
Donde la venganza pide
Pintar con su sangre negra
Las tumbas de hombres libres
Que murieron sin saber
El porqué de esa locura eterna
La que hace a marionetas
Empuñar armas de muerte
Y hacer de un París todo alegría y fiesta
Un mundo que se ilumina
Con la luz que su ejemplo de vida enseña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario