Perdedores de Tiempo, Ganadores de Alma

sábado, 6 de diciembre de 2014

TU SONRISA, TU VOZ...




Cuando el ala de la alondra,
El junco mecido por el viento,
O mis dedos anhelantes,
       Enloquecidos de ausencia…
Dibujen tu sonrisa en el aire,
Podré morir convencido,
Volver al polvo sucio y gris,
Sabiendo que tu sonrisa en mía;
Y tus labios, la olvidarán eterna
Para sonreír solo una vez más
A la muerte, misericordiosa al fin
Cuando nos reúna en la nada.

Un viento abrasador del desierto
La brisa de un mar en calma,
El susurro de los árboles en la noche
El canto de una sirena cautiva,
Solo son silencios…,
Silencios tenebrosos, rojo obsceno
Vacíos de espacio lejano, oscuros
Abismos de océano insondable
Cuando tu voz pronuncia mi nombre
Como melodía sagrada de amor
Divino pentagrama a tu servicio,
Sinfonía de entrega y pasión.

Todas las puras aguas del cielo,
Los torrentes subterráneos de roca,
Manantiales milagrosos del Libro,
Hielos milenarios derretidos;
No sirven a calmar mi sed.
Sed de contemplar tu sonrisa,
Acariciar la seda en tu sagrario,
Postrarme ante tu divinidad,
Y apagarla con una sola lágrima
Vertida del deseo de ser tocada,
De la emoción de ser querida
De quererte entregar a mi.

Tus lágrimas, tu sonrisa, tu voz
Harán de mi muerte, vida eterna
De mi desconsuelo, alegría inmensa
De mi espera, la dulzura de vivir.

2 comentarios:

  1. Bellos esos silencios tenebrosos, rojo obsceno. Un abrazo, Pedro Alejandro.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, esto todo un premio.

    ResponderEliminar