Perdedores de Tiempo, Ganadores de Alma

sábado, 7 de junio de 2014

CUANTAS VIDAS HA UNA VIDA




Se cruzan las vidas que vives
Cuando varias vidas son
Y que son tantas las vidas
Que en una vida se pueden vivir…

Se pasa como a hurtadillas, día a día
Regateando el devenir
Hasta caer, al salir
De un recodo de una vida
De las que se quiere vivir.

Todos tenemos las vidas perdidas…
Perdidas entre problemas y asuntos
Sin darnos cuenta al vivirlas
Que son aventuras dignas
De querer saborear,
Degustarlas, exprimirlas…
Y olvidarlas.

Vive uno la oficial,
La de la cara lavada, perfumada,
Cara noble y muy leal,
Aquella en que se confía
Cuando el otro viene a buscar
Persona en quien descansar
Que no te pase factura
Cuando a él le toque hablar.

Se vive también la canalla
La que es preciso ocultar
Pero se exhibe a deshora;
Es éste un mundo especial,
Un mundo sin disimulo
Donde se ha de callar;
Donde nadie para en mientes
Que los secretos son oro;
Oro que no hay que guardar
Pues sin oro se disfruta
Porque esa es la vida real,
Y el oro que se consigue
Teniendo tú oro al dar
Es un oro que no sirve
Mas que a penas de llorar.

Se vive otra pausada
Es, LA VIDA; la del amor ideal
Posiblemente sea la única vida
Que sea vida de verdad,
Nos persuade de ser dioses
Ayunos de toda maldad
Imperando el Universo
Al abrigo de la mortalidad,
Insensibles al dolor
Que no sea el dolor de no amar.
Permite olvidar el tiempo
Para que cuando regresemos
A nuestro mundo oficial
Comprobemos cómo viejos
Que la vida sigue igual.

Y aún hay otras vidas
Resumidas, sin buscar, anheladas
Unas, otras obligadas, las más.
Más todas pasan de largo
Si no se saben gustar,
Si da miedo disfrutarlas,
O se teme despeñar la vida
Por entre rocas sin saberlas esquivar;
Rocas que son escollos
De cada cual navegar
Sin velamen, gobernalle
O vientos que te hagan bogar.

Más de todas las vidas vividas
Al final del caminar,
Es la canalla; seguro
La de mejor recordar, pero…
La que más disgustos da
Cuando a personas queridas
Se les da a participar,
Te reprochan no haber sido
Sincero de sincerar
Sin entender que no es cierto
Que mentira se haya dar;
Es persona muy distinta
La de la vida real
De la que se recuerdan infamias,
Travesuras sin mirar
A personas que se quieren
Personas de acompañar
Cuando en el lecho de muerte
Todas las vidas se han de acabar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario