Perdedores de Tiempo, Ganadores de Alma

lunes, 14 de enero de 2013

EL AMOR ES MÍO



¿Podrás detener el curso del sol?
Amor, ya sé que eres ajeno
Mi mente divaga.
¿Podrías impedir que calentase?
Dejando heladas mis sabanas
Pulcras, planchadas, solitarias.

¿Y con la luna?
Evitarías su llanto de plata
En mi habitación.
¿Serias capaz de apagarla?
Que ni yo me viese las lágrimas
Empapando la almohada
Surcándome el corazón de pena.

¿Me dejaría de bautizar la lluvia?
Si tú se lo pidieses
Cuando no pudieras protegerme tú.
No sabes nada, amor
Y me consumo
Cuando te veo ajeno, feliz.

¿Dejarían de trinar los ruiseñores?
En mis amaneceres solitarios
Cuando no cantase tu voz dulce
Susurrándome al oído
Madrigales de enamorado.

¿Se detendrían las estaciones?
Que siempre fuese invierno,
Que me diese calor tu cuerpo,
Tu calor que me de vida,
La misma que se me escapa
Cuando te vas
Llevándotela a ella de la cintura.

Nada de esto, lo sé, podrás
El sol te calentará a ti
A mí me quemará
La luna os besará en tu cama
A mí me helará la sangre
De ausencia.

Los pájaros celebrarán vuestro tálamo
Y las estaciones se sucederán
Para alegraros la vida.

Así es mi amor por ti
Y no puedes evitarlo,
Nadie lo impedirá.
Sé que no lo sabes,
¿Y qué más da?
Es un amor inevitable
Eterno,
Desbordante.
Inasible a tu voluntad.
Mío, solo mío.


(Agradecimiento a Archangello Corelli y su Sonata para dos violines y clave Opus 2 nº 2 -1648/1713)

No hay comentarios:

Publicar un comentario